LA VERDAD SOBRE LOS MICROCHIPS Y SU IMPLANTACIÓN EN SERES HUMANOS.


Por Víctor Manuel Cáceres.

EL INFORME BEN: ASÍ COMENZÓ TODO.

ADVERTENCIA: Cualquier semejanza con la realidad es mera coincidencia, está es una ficción basada en hechos reales o quizás mejor realidad basada en ficción, queda al criterio de lector.

MICRO

Año 2.10…

“Su padre le contó a a Ben aquel tiempo en que una empresa llamada ADS propagó la noticia de que tenía los derechos del primer microchip o dispositivo digital que podría implantarse en humanos con aplicaciones en negocios electrónicos, sanitarios, seguridad y justicia. Que podría ser implantado en la piel con su sistema de alimentación libre de mantenimiento con un mercado potencial de miles de millones de Dólares: el dispositivo se llamaba Digital Angel. Este dispositivo implantable envia y recibe información y puede ser localizado constantemente con tecnología GPS. Eso habia sucedido en diciembre de 1.999 a finales del siglo 20.”

La implantación de microchips en la población para obtener información y localización de las personas no es algo propiamente salido de los películas de ciencia ficción, la tecnología ya se había desarrollado a finales del siglo pasado y además de favorecer a las intenciones de determinados grupos de poder, también contribuiría a ser un gran negocio. El primer intento de este objetivo fue cuando el presidente Barack Obama pretendió la colocación de los microchips en las personas dentro de un programa de Reforma Sanitaria, que después no prosperó.

“Me dijeron que si no usaba el microchip no tendría seguro social, ninguna empresa me contrataría, no podría hacer mis transacciones comerciales, no existiría. Su implantación en mi cuerpo estaba condicionada a que pudiera acceder a lo que todo ciudadano debería tener por pagar impuestos y elegir sus gobernantes. Si quieres ser libre en esta sociedad debes ponertelo porque es para tu bienestar y comodidad. Uno de los primeros intentos para ponernos dispositivos clase II implantables vino en un proyecto de Ley de Reforma sanitaria de Barack Obama, denominado “America’s Affordable Health Choice Act – HR 3200” (HR significa House of Representatives o Cámara de Representantes).”

DIGITAL ANGEL

DIGITAL ANGEL

El sistema sanitario de los Estados Unidos aún siendo el más adelantado, tanto en tecnología, investigación y tratamiento en el mundo es uno de los más caros e ineficaces ya que alrededor de 46 millones de estadounidenses no pueden acceder a ella. Los programas sanitarios están gestionadas por empresas privadas que encaren en forma desmedida los costos, los precios son abusivos. Debemos tener en cuenta que en ese país la salud como casi todo es un negocio, y mayormente los precios son abusivos. Uno de los reclamos de su plataforma electoral fue trabajar por la reforma del sistema sanitario y brindar mayor acceso a la salud de los ciudadanos, ya se veían obligados practicamente a quedar endeudados o hasta perder sus propiedades para poder tener la asistencia necesaria por los costos. Dentro de este contexto Obama planteará su Reforma Sanitaria para hacerla más asequible a la población, pero traía consigo un punto que luego iba a ser debatido y cuestionado… Usar el marco de esta reforma para implantar microchips en las personas.

“Estaba interesado en la sección 2521 de aquel proyecto de ley, había buscado información sobre el asunto, pero el gobierno había borrado todo lo que podía o la había alterado con el tiempo, para que no hubiesen cuestionamientos a la forma de civilización que nos proponía. De todos modos, encontré copias de esa información en la zona de internet más virulenta y libre de vigilancia, en donde están los recuerdos reales del viejo mundo o por lo menos es lo que dicen. Ese documento nos planteaba que la Secretaria de Salud y Servicios Humanos establecería un registro nacional de dispositivos médicos para facilitar el análisis de información sobre resultados y seguridad post-venta de cada dispositivo, entre ellos “un dispositivo clase II implantable” y que tendría acceso a toda la información electrónica del paciente, tanto civil como privada según lo considerase necesario.”

“Abiertamente o de modo subrepticio, no estoy seguro de ello conspiraban los grupos de poder para tener un control sobre la población. Cuando nací me lo pusieron, cuando uno nace no tiene ni la conciencia ni la fuerza para resistirse a ninguna imposición, en el presente la imposición es legalidad, además de normalidad. Nadie quiere remover esta microcadena que llevó en el momento que lo intenté las fuerzas de la ley caerán sobre mí y mis complices, salvo que pierda el brazo en algún accidente y escape tan lejos como para no existir. Con solo escribir mi nombre, el código que me corresponde habrán de individualizarme entre miles de millones de seres humanos. La tecnología ha crecido para enajenarnos más y volvernos resignados, para no tentar resistencia. Estoy mal de la cabeza dicen. Ben, el loco...”

“Información es poder, violar la intimidad, saber lo que pienso, adónde voy, cual es mi estado financiero, todo y actuar sobre mí según les convenga, eso es un yugo aun dentro de la libertad de obrar en el sistema. Ese registro se implementaría después de 36 meses de promulgada la ley, se venía un gran negocio para la empresa que tenía los derechos y la tecnología de ese microchip. Negocio, información, dominación. Miles de millones de dolares representaría como ganancia tener acceso a la información de cada ciudadano del país, manejarla, manipularla según conveniencia de los grupos de poder. El estado de terror.”

 

 

La idea era tener a mano una ley en que los microchips pudieran implantarse como identificación del paciente y fuente de información para acceder a los beneficios sanitarios, incluso notificar sobre su solvencia económica y fiabilidad. Ahora vemos que había como una intención de usar el sistema de reforma sanitaria para realizar el objetivo de colocar los chips en los ciudadanos.

El dispositivo se llamaba Digital Angel, se le llamaría genericamente Verichip también. Consistía en un circuito integrado de identificación por radiofrecuencia, un condensador y una antena envolviendo un núcleo de ferrita, todo ello en una cápsula de cristal protegida por una sustancia de silicona y prolipropileno poroso de la marca Biobond, cuya función era de que la misma no se moviera en el cuerpo.

ADS presenta el Verichip, llamado así también, a la opinión pública el 19 de diciembre de 2001. Se presenta como un dispositivo miniaturizado de identificación implantable de multiples aplicaciones médicas, de seguridad y de emergencia. La empresa anuncia la aprobación de la FDA (Foodand Drugs Adminstration) del Verichip para su fabricación, venta y distribución en Estados Unidos considerando que este no era un dispositivo médico por lo cual no requería ser regulado. Una familia en Florida se lo implantó con amplia cobertura mediática.

chip (1)

La FDA lo aprueba como dispositivo médico finalmente en 2.004 del cual se puede obtener información del paciente y establece que es un dispositivo de clase II. Tal cual como se especifíca en el proyecto de ley de Obama para la reforma sanitaria, es evidente que este negocio ya se venía gestando desde la presidencia de Clinton, más todavía con la aprobación, en mi opinión cuestionable y extraña de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

“Siempre fue evidente que la ADS tenía fuertes vinculaciones con el gobierno y hasta había financiado la campaña presidencial de Tommy Thompson, secretario de Salud en el momento que FDA, aprobó el microchip, quien después de retirarse fue miembro de la directiva de ADS, ni más ni menos.”

“Mi padre me contó de que el proyecto de Obama no prosperó y se detuvo así el primer intentó pero a todas luces se notaba que la relación ADS y gobierno seguiría adelante con el proyecto hasta lograr la humanidad controlada que hoy tenemos. Sí, su tecnología logró evitar los efectos nocivos de las radiofrecuencias en nuestro cuerpo tales como tumores y cáncer, pero esa es otra historia. El mundo de esa época todavía tenía muchos intereses encontrados para evitar eficazmente que se posponga el plan de dominación, que hoy nosotros sufrimos sin posibilidad de resistencia”.

Soy Ben, el loco… seguiré indagando…

 

Esta entrada fue publicada en REPORTAJE y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LA VERDAD SOBRE LOS MICROCHIPS Y SU IMPLANTACIÓN EN SERES HUMANOS.

  1. BlackKingX3 dijo:

    Seguiremos siendo llamados locos, paranoicos, hasta “traumados”. Pero siempre se encontrarán con un foco de resistencia. De eso no tengo dudas. Me opongo rotundamente en la implantación de cualquier microchip en humanos al menos…

  2. Esa es la idea, oponer resistencia a lo que sospechosamente tiende a deshumanizarnos.

  3. Natalia Paola Rodríguez Olmedo dijo:

    También me opongo a procesos invasivos donde la voluntad humana no es autónoma. Lo que quiero decir, es que nosotros no vamos a tener dominio sobre esos actos o datos, que impliquen el uso de esa tecnología. Los centros de dominio no serán personales, o de todos modos, pasarán a centros de poder privados o públicos, de todos modos, privativos a la persona humana, al ciudadano común. No quiero que nadie me ponga un dispositivo cuyo verdadero alcance no está en mis manos, ni confío en la información que me pudieren dar para someterme “para mi bien”. Sería un abuso.

  4. Natalia Paola Rodríguez Olmedo dijo:

    Perdón, no pude corregir mis expresiones, “de todos modos” se repitió sin querer.

Responder a BlackKingX3 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s